HISTORIA Y ARTE EN LA HUNGRÍA MEDIEVAL

José Enrique Salcedo Mendoza

ISBN: 978-84-96914-25-4    Rústica

308 pp.    18 €

   

    Carlos I de España y V de Alemania tuvo que dejar Granada para irse a Viena a enfrentarse a los Turcos Otomanos, que habían conquistado gran parte de Hungría y que vencieron, encabezados por Solimán “el Magnífico”, a los Húngaros en la batalla de Mohács (1526), donde murió Luis II, rey de Hungría y Bohemia, el cuñado de Carlos V. Entonces, Fernando I (Alcalá de Henares, 1503), hermano de Carlos V, sucedió a Luis II y se convirtió en rey de Hungría y Bohemia y en 1556 ocupó el trono de Alemania por abdicación de su hermano.

 

    Pero el reino de Hungría tuvo un principio...

 

    Además de los Vikingos, y casi en el mismo período, hubo otro pueblo nórdico que, después de adoptar el modo de vida de la estepa euroasiática, se convirtió en la terrorífica pesadilla de los reyes carolingios, de los emperadores bizantinos y de los pueblos eslavos. Se trata del pueblo magiar o húngaro.

    Cuando se estudia la historia de la Edad Media, habitualmente se habla de Carlomagno y del Sacro Imperio Romano Germánico, de Bizancio y del Islam, pero en medio del imperio alemán y del imperio bizantino hubo un reino cristiano y católico, el reino de Hungría, poco conocido y, sin embargo, de una historia apasionante. Debido a la importancia de este tema, el gran vacío sobre el conjunto de la Edad Media húngara (y del Este de Europa, en general) resulta sorprendente. Aun así, el interés por la historia y la cultura de toda esa región es cada vez más manifiesto.

    Este libro, Historia y arte en la Hungría medieval, trata de cubrir una laguna de la historiografía en lengua española. Abarca desde los orígenes de los magiares y muestra los cuatro siglos de desarrollo de la dinastía nacional de los Árpád, que dominó y dejó una huella indeleble en la mayor parte de la cuenca media del Danubio, desde Bucovina (al oeste de Ucrania) hasta Croacia, desde los montes Tatras (al norte de Eslovaquia) hasta los Alpes de Transilvania.

    El reino húngaro ha sido la posición avanzada de la Cristiandad latina, frente a Bizancio y a los pueblos de la estepa asiática, pero también la vía de expansión de las órdenes monásticas y de los caballeros de las Cruzadas, el lazo de unión entre el Este y el Oeste de Europa, entre el mundo germánico y Rusia. Hungría ha sido el “escudo de la Cristiandad” ante los ataques llegados del Este (Pechenegos, Cumanos, Mongoles, Turcos), y esta misión colectiva, anclada tan fuertemente en su historia medieval, jugó un papel decisivo en la formación de la conciencia nacional húngara.

    Lo que, al principio, parecía la simple traducción de una obra del historiador Gyula Kristó, eminente autoridad universitaria en Hungría y en Europa centro-oriental, después ha sido reelaborado e incrementado con otras fuentes de información, en otros idiomas, para hacer una historia más dinámica con un hilo narrativo continuo. La dinastía de los Árpád duró desde el 900 hasta el 1301; y el libro añade, entre otras, la historia que ha motivado este libro, la del templo gótico edificado en Brasov (el extremo más oriental de la Europa cristiana de aquel momento), la historia de la otra dinastía nacional húngara (la casa de Hunyadi) y la historia del principado de Transilvania, que se constituyó como Estado que representaba la Hungría autónoma respecto del Imperio de los Habsburgo y de los Turcos Otomanos. Así alcanza hasta 1650.

   

 

d

 

 

José Enrique Salcedo Mendoza (Madrid, 1965) es doctor en Filología Española por la Universidad de Granada. Ha publicado: José María Pemán. Poesía esencial (2002), un resumen de su tesis doctoral; Magia y verdad de Bécquer (2003), donde desglosa el pensamiento esotérico del escritor sevillano; Filosofia ermetica a druizilor (2007), donde desentraña la filosofía de los sabios celtas; Valle-Inclán y la filosofía de los druidas (2010), donde reivindica la filosofía esotérica y druídica del autor gallego.

    A partir de esta obra, J. E. Salcedo se decanta más por los temas históricos y arqueológicos, como queda patente en sus investigaciones sobre la historia del Japón medieval y la presencia española en esa época japonesa, y en su blog de temas históricos.

    En 2006 y 2010, ha sido narrador experimental e intrépido de novela y cuentos, cuya última incursión han sido los tres relatos de Profecías de la Alhambra (2013). Su conocimiento de la historia de Japón, del budismo japonés y del bushido se ve trasladado al segundo relato de este libro y su interés por la cultura japonesa se vio reflejado en su Taller de haiku en español (Palacio de la Madraza, Universidad de Granada, 2013).

    También ha realizado traducciones literarias del poema latino “Pervigilium Veneris” (1991), de los poetas ingleses Algernon Ch. Swinburne (2001, 2003), Henry Vaughan (2010, 2012), y de la rumana Cristina A-anei (2012).

    Se inició como poeta y tiene los libros La niña loba (1995), Ars susurrandi (2002), y los libretos Los días de Corona (2010), Papiros (2010), La niña escorpión (2013). En los últimos años ha puesto música a sus propios poemas y a los de otros autores.

    Ha formado parte, junto con otros autores, de antologías poéticas: La poesía que llega (1998, recopilada por Fernando de Villena); Antología del beso (2009, recopilada por Julio César Jiménez); Dekarytmo (2013, recopilada por Juglares del S. XXI), y de antologías narrativas: Amor en tabletas (2010, recopilada por Charo Blanco); Cuentos para Granada (2012, recopilada por Lola Vicente); Cuentos para el vino (2013, recopilada por Lola Vicente).

    Ha sido profesor de lengua latina, de lengua española, de filosofía, profesor para formar otros profesores. Ha sido corrector de estilo, prologuista y editor literario de poesía, novela y ensayo de otros autores. Ha comentado en la prensa escrita, en revistas literarias, y presentado en público obras literarias y cinematográficas de otros autores.

       

 

                                       Conocimiento y Divulgación