EL ROSTRO DE SAN JUAN. UN CUADRO PERDIDO

DE ALONSO CANO

Fernando de Villena

ISBN: 978-84-96914-34-6    Rústica

336 pp.    15 €

 

    En los Avisos de José de Pellicer, con fecha de junio de 1644, leemos cómo apareció muerta de quince puñaladas la joven esposa del pintor Alonso Cano. En el diario El País del día 7 de noviembre de 1997 se nos habla del robo y el singular hallazgo de unos cuadros del famoso pintor granadino en un palacio de Fuentidueña del Tajo.

    A partir de estas dos noticias reales, tan distintas y distantes en el tiempo, la fértil imaginación del narrador y poeta Fernando de Villena levanta una compleja y elaborada trama que abarca (como suele ocurrir en muchas de sus novelas) varios siglos y que recrea épocas, lugares y variaciones estilísticas a la vez que nos presenta un amplio friso de personajes inolvidables, históricos algunos como Alonso Cano, Diego de Silva y Velázquez, Manuel Godoy, etc., y otros muchos nacidos de su inventiva.

    ¿Existe la fatalidad, al igual que existe la buena estrella, o a una y a la otra las atraemos nosotros con nuestras acciones? ¿Pueden algunos objetos traer un maleficio o aportar la buena suerte? He aquí, pues, la fatalidad como tema central que vertebra esta novela, tan extraña como bien documentada.

   

  

  

 

 

 

 

 

d

d

   

Fernando de Villena  (Granada, 1956) ha publicado veintidós libros de narrativa, entre los que destacan: Relox de peregrinos, El hombre que delató a Lorca, Sueño y destino, Iguazú, El testigo de los tiempos, Udaipur, Mundos cruzados y Valparaíso. El secreto del Sacromonte. Como poeta cuenta con numerosos libros agrupados en los volúmenes Poesía 1980-1990, Poesía 1990-2000, Los siete libros del Mediterráneo (2009) y Los colores del mundo (penúltimos libros de poesía) (2014). Profesor de Literatura, ha dedicado también algunas obras al estudio de la producción literaria en los siglos de Oro y en el siglo XX, y ensayos como el titulado 127 libros para una vida (Biblioteca).

Pertenece a la Academia de Buenas Letras de Granada, a la Academia Hispanoamericana de las Buenas Letras y al Instituto Patafísico Granatense.

  

 

Colección Narrativa