MIS PASEOS CON HARRY POR GRANADA

Andrés Cárdenas

ISBN: 978-84-96914-35-3    Rústica

292 pp.    15 €

 

Í n d i c e

  

Introducción. Un guiri en Malafollápolis

1. En plaza Larga. El irlandés aprende lo que es una ‘Mijitilla’

2. En el mirador de San Nicolás. Un huracán de belleza deja al

    irlandés en éxtasis

3. En la vereda de Enmedio. ¿Por qué les gusta tanto a los guiris

   fotografiar chumberas?

4. En el carmen Abén Humeya. Filosofía, espiritualidad y rabo de toro

    con ensalada de canónigos

5. En la fuente del Avellano. El agua que pone belicosos a los

    pacíficos y sosiega a los violentos

6. En la cuesta de los Chinos. El paisaje que reivindica la memoria

7. En el cerro de San Miguel. La otra forma de vivir

8. En el barrio judío y la puerta del Sol. De cuando los lavaderos eran

    el ‘Facebook’ de las ciudades

9. En la Capilla Real. Tablas flamencas, que no tablao flamenco

10. En la plaza Bib-Rambla. Un omeprazol para el chocolate con

     churros

11. En la vereda de la Estrella. La estrella de las veredas

12. En la basílica Virgen de las Angustias. Un protestante luterano

     ante la Patrona de Granada

13. En plaza de la Trinidad y calle Mesones. ¿A dónde se van los

     estorninos de la Trinidad y los fantasmas de Mesones?

14. Degustando una olla de San Antón. Viaje al centro de un puchero

15. En la silla del Moro. La atalaya perfecta

16. En la abadía del Sacromonte. Un brindis por San Cecilio y San

     Patricio

17. En las bodegas Castañeda. El irlandés prueba el follaza y el

     calicasas

18. En el corral del Carbón. Una moneda en la pila de los deseos

19. En Jesús del Valle. Reflexiones sobre la autodestrucción en torno

     a unas ruinas

20. El Cuarto Real de Santo Domingo. Una opción romántica gratis

21. En el Alhambra Palace. Aquella sonrisa del Dalai Lama

22. En la barriada Cervantes. La celebración del ‘Quijoteday’

23. En el barrio de La Churra. Hay que declarar patrimonio de la

     ciudad a los gatos del Darro

24. En la calle Elvira. Una rúa para excéntricos y una fuente de datos

     curiosos

25. Viendo procesiones. ¿Y si la esencia de la Semana Santa

     estuviera en la masa de un pestiño?

26. En el desfiladero de Cacín. Una garganta a prueba de ateos

27. En el monasterio de Cartuja. El aspirante a cartujo

28. En el día de la Cruz. Al irlandés le ponen las mujeres vestidas de

     faralaes

29. En el Triunfo. Una plaza hecha a golpes de Historia

30. En la huerta de San Vicente. El irlandés se empeña en tocar el

     escritorio en el que escribió Lorca

31. En las fiestas del Corpus. Y entonces va el guiri y se enamora de

     la Tarasca

32. En la noche de San Juan. Sin noticias del ‘Brexit’

33. En el festival internacional de Música y Danza. Del sofocón de

     las chapatas al éxtasis de los violines

34. En el Generalife. Bajo el ciprés donde Moraima, favorita de Boabdil,

     tuvo amores furtivos con un soldado

35. En la playa de Cantarriján. En ese juego sutil de las miradas en

     una playa nudista

36. En los helados Italianos. Cuando una cassata hace de magdalena

     de Proust

37. En el cortijo Balderas. Quizás la vida consista en ver crecer un

     árbol

38. En el carmen de los Mártires. El caso del poeta que no quería irse

     de Granada

39. En Lanjarón y Órgiva. La fuente en la que si bebes agua te

     mueres

40. En el barranco de Poqueira. El asombro del irlandés ante un

     genuino plato alpujarreño

41. Por fin en Trevélez. La misteriosa influencia del jamón sobre las

     glándulas salivales de los humanos

42. En Montefrío. Cuando llegaron los americanos, los japoneses ya

     estaban allí

43. El caviar de Riofrío. Un alimento de lujo para chiringuitos con

     ‘Glamour’

44. En el chiringuito del Piliki. El primer catedrático de espetología

45. Por tierras de cine. La extrañeza del irlandés al ver la Piedad de

     Miguel Ángel en la catedral de Guadix

46. En el barrio de las cuevas de Guadix. “Mientras haya chocho y

     cueva, que llueva”

47. En el castillo de La Calahorra. La más bella incongruencia

     arquitectónica de Granada

48. En el aniversario del naufragio de La Herradura. La respuesta,

     amigo, está flotando en el viento

49. En el palacio de los córdova. La suerte de los que se casan bajo

     alfarjes mudéjares

50. La tradición del día de los Difuntos. Se vende nicho con vistas a

     Sierra Nevada

51. En una almazara de aceite. Marchando un zumo natural de olivos

     centenarios

52. En el Nuevo Los Cármenes. Buscando a Wally en el campo de

     fútbol

Y una despedida. En la fuente de la Bicha. Por la ruta en la que el

    colesterol nunca está por las nubes

 

    Por espacio de un año, el periodista Andrés Cárdenas acompaña a un amigo irlandés, llamado Harry, por lugares y enclaves típicos de Granada (plazas, calles, monumentos, tabernas, iglesias, barrios...), al tiempo que le explica la razón o el dato curioso que hace tan especial cada uno de esos sitios para los propios granadinos. Así pues, un veterano periodista, que ha desarrollado casi toda su trayectoria profesional en Granada, con paciencia y sentido del humor, se propone enseñar a un ‘estirado’ hijo del Reino Unido esos rincones y lugares de los que nos sentimos orgullosos los granadinos y por los que creemos que los foráneos deben tenernos envidia.

    La reacción y el asombro del ‘guiri’ británico ante circunstancias o costumbres tan distintas a las de su país de origen, aseguran el humor y la ironía, y una lectura amena y divertida de esta peculiar ‘guía’ para el viajero que siente interés y curiosidad por cuanto tiene que ver con Granada y su entorno.

 

 

     

    

 

d

d

Andrés Cárdenas Muñoz (Bailén, 1954), licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera periodística en el diario Jaén y ha trabajado durante treinta y dos años en el periódico Ideal. Actualmente colabora en Granada Hoy, El Independiente de Granada, Granada Digital y en el Colegio de Médicos de Granada.

    Como escritor ha publicado varios libros de viajes: Carriles de silencio (Premio Jaén, de Caja General de Ahorros de Granada); Crónicas de San Apolón, recorrido por los santuarios de los curanderos andaluces y todos aquellos lugares “mágicos” de nuestra comunidad autónoma; Tu tierra, tu gente, enciclopedia en tres tomos sobre las comarcas andaluzas, en colaboración con Juan Eslava Galán, Francisco Izquierdo y Julio Alfredo Egea. Ha recopilado sus artículos en Historias del móvil, El tiempo y yo contra todos, Trajín de vida y Ochenta veces hoy. Es autor de las novelas Pero nunca vencido y El extraño caso de la leche en polvo, así como de la novela de ambientación histórica El cántaro roto, un minucioso, ameno y documentado relato sobre la batalla de Bailén y las consecuencias que tuvo en la guerra de la Independencia y el futuro inmediato de España. Otras novelas suyas más recientes son: Luna de Octubre. El naufragio de La Herradura, sobre el desgraciado suceso de la armada española en la pequeña bahía de este pueblo granadino, y La vidente ciega. También es autor de los ensayos escritos en tono humorístico Dejaos de pollas, vayamos a pollas y Manual del perfecto malafollá, dos de los libros de temática granadina más vendidos en los últimos años.

  

 

Temas Granadinos